Sus dedos habían dejado un rastro al pasar a contrapelo en su piel. Me quedé un rato mirando esa imperfección que para mí era perfecta. Siempre lo hacía, siempre tenía que tocar para conocer la calidad del material.

-Cómpralos son unos zapatos muy buenos.

Anuncios