La madre fue sacando un juguete tras otro de su bolso. Su hija los iba acumulando todos en la diminuta palma de su mano.

Qué bonito volver a ver a un niño jugar con canicas, pensé, pero cuando conocí la verdad, me pareció triste ver las canicas porque no tenían dinero para barbies.

Anuncios