Su pecho subía y bajaba, sus párpados estaban echados, como una persiana, y su rostro parecía más tierno aún de lo normal. Recordé los buenos ratos que pasé a su lado y no pude reprimir la sonrisa de mi rostro. En ese momento me alegré de tener insomnio.

Anuncios